A juicio por asesinar supuestamente a su compañero de prisión para quedarse con su herencia

Xulgados de Ourense

Fernando Iglesias Espiño, natural de Silleda cumplía 25 años de condena tras haber asesinado a su mujer y a sus hijos en 1996. En 2018, mientras se encontraba disfrutando de un permiso de tercer grado no regresó a la prisión de Pereiro de Aguiar.

Durante su estancia en la cárcel conoció a Óscar G.L y a Francisco J.G.H; una amistad entablada entre rejas pero que perduró cuando los tres comenzaron a disfrutar de los permisos en libertad. Por aquel entonces, Francisco trabajaba en una granja de Maside, en donde a menudo ser veía con la víctima. Así lo hicieron el día de su desaparición, el 11 de agosto de 2018; ese día, según el escrito de acusación, también se encontraba en la granja el otro amigo, Óscar.

El cuerpo de Fernando, fue localizado días después en una mina de agua envuelto en bolsas de plástico con un golpe en la cabeza. Los presuntos responsables del asesinato, tal y como se han calificado los hechos: sus compañeros de prisión. Ambos movidos por la intención de quedarse con el dinero que el fallecido había heredado tras la muerte de su madre, no dudaron presuntamente en acabar con su vida para hacerse con posterioridad con su dinero.

Según relata la fiscalía en el escrito de acusación, entre y 11 y el 24 de agosto llegaron a retirar de la cuenta de su “amigo” más de 22.000€ en cajeros de distintas localidades gallegas y de otras localidades españolas.

Los acusados permanecen ingresados en la prisión de Pereiro de Aguiar a la espera de que comience el juicio. Se pide una pena de 22 años para Óscar, que confesó donde se encontraba el cadáver y 23 para Francisco. Para esclarecer la autoría de los hechos y tras la pertinente autorización judicial se instalaron micros en el furgón en donde fueron trasladados tras su detención y en los calabozos a fin de determinar la autoría de los hechos y localización del cadáver. Finalmente fue Óscar quien voluntariamente dio a conocer el paradero del cuerpo sin vida del que había sido su compañero de prisión.

Pin It on Pinterest

Ir arriba
Utilizamos nuestras Cookies y alguna de terceros para poder ofrecerte la mejor experiencia cuando visites Ourense.com. Si lo deseas, puedes informarte en nuestra web sobre cada una de las Cookies que usamos e incluso también eliminar aquellas que no sean esenciales. Para una mejor experiencia con nosotros te ofrecemos la posibilidad de activar o desactivar las cookies no imprescindibles en cualquier momento desde el menú correspondiente. Nuestra Política de Privacidad también está a tu servicio.    Más información
Privacidad