Vivir con coronavirus: diario de un contagiado

Test COVID
Test COVID

Los datos sobre coronavirus han pasado a formar parte de nuestra vida diaria; este día a día en el que vivimos rodeados de cifras, hace que en ocasiones nos olvidemos de que detrás de cada número, hay personas de carne y hueso que sufren las consecuencias de un virus que ha irrumpido en nuestras vidas sin pedir permiso, sin avisar y lo que es peor, sin decirnos por cuanto tiempo.

En el peor de los casos el virus ha dejado la triste huella de la despedida, en su mayoría personas mayores que se veían sorprendidas en sus últimos días por un virus que sigue cebándose con ellos.

Hemos querido relatar, como es la vida de una persona contagiada de coronavirus. Por respeto a su privacidad no desvelaremos su nombre real, ni su lugar de residencia, aunque eso sí, vive en Ourense. Si diremos que se trata de un varón cuya edad ronda los 50 años y que ahora en adelante será para nosotros Carlos.

Aquí comienza el diario de un enfermo por coronavirus

Una llamada de teléfono irrumpe en la tarde del domingo 27 de septiembre, un compañero de trabajo de Carlos ha dado positivo por coronavirus. Las alarmas saltan, se pone en marcha el engranaje del mecanismo de los rastreadores, su nombre está entre los posibles contagiados por esta persona.

Tras una primera entrevista esa misma tarde con personal del Sergas, Carlos recibe la instrucción de llamar a su centro de salud a primera hora del lunes para que le hagan la prueba. Su médico de cabecera no lo duda, el lunes a las 14:50 era sometido a una PCR.

Lunes 28 de septiembre de 2020. Primer día tras conocer que puede estar contagiado por coronavirus:

Carlos está tranquilo, las complicadas situaciones personales a las que ha tenido que hacer frente durante este último año, le ayudan a relativizar su posible contagio. Por él no tiene miedo, por sus hijos no puede evitar estar algo preocupado. Toca esperar la llamada que confirme su contagio o indique que todo ha sido un susto.

Físicamente e encuentra bien, un poco de carraspera de garganta y un pequeño dolor en el pecho. Ambas molestias no duran más de una hora. No tiene fiebre. Su cabeza se niega a admitir que pueda tener algo.

Tener que quedarse en casa es de momento, lo que peor lleva. Es una persona muy activa y el día encerrado otra vez en un piso se le hace eterno.

Martes 29 de septiembre PCR positiva: tiene coronavirus

Tras descolgar el teléfono le confirman que ha dado positivo por coronavirus. Llegan las preguntas. ¿Con quién has estado las últimas 48 horas? ¿Llevabais mascarilla? En un principio todas esas personas, si han estado en contacto con él durante más de 15 minutos y sin mascarilla, deberán ser sometidas a una PCR para descartar un posible contagio. Su mente se va a su madre, con la que comió el domingo y sus hijos, dos adolescentes a los que en un principio la enfermedad no debiera afectarles gravemente. “Siempre tienes la duda, por mi no tengo miedo, pero por mis hijos sí. Nunca sabes como puede afectarles la enfermedad si finalmente están contagiados”

Sigue encontrándose bien, mas allá de que empieza a notar algo más de mocos, un ligero dolor en el pecho que va y viene y molestias en la garganta. Sigue sin fiebre. El médico le prescribe paracetamol para hacer frente a las posibles molestias

Miércoles 30 de septiembre

Desde mediodía Carlos se ha quedado sin olfato ni gusto, tiene algo de mocos y pequeñas molestias en la garganta. La fiebre sigue sin manifestarse.

Al menos tres veces al día, recibe la llamada de los sanitarios para ver la evolución de sus síntomas. Ante la ausencia de síntomas graves le informan que ni sus hijos ni su madre serán sometidos a una PCR.

En su caso, deberá informar a su médico de cabecera cuando desaparezcan los síntomas y se encuentre bien. Será dado de alta y podrá reiniciar su vida normal. Cuando esto suceda, no es necesario que sea sometido a una PCR que descarte que sigue estando contagiado. El protocolo así lo establece ahora, es la explicación que le dan.

Hasta aquí los primeros días en la vida de Carlos tras saber que el coronavirus, ha hecho acto de presencia en su vida, más de lo que ya era. Día a día Carlos nos irá contando como se encuentra y como encara esta nueva prueba a la que ha de hacer frente en la vida.

Pin It on Pinterest

Ir arriba