Padres y madres de escolares ourensanos, piden que se les permita costear la instalación de filtros Hepa en las aulas de sus hijos

Colegio Filomena Dato en A Valenzá
Colegio Filomena Dato en A Valenzá

El incremento de contagios por coronavirus en los centros escolares ourensanos crece día a día, a día de hoy y cuando no llevamos ni un mes de clases ya son 30 los centros afectados con algún contagio. Por este motivo y con el objetivo de salvaguardar la salud de los menores en la medida de lo posible, los familiares de alumnos de algunos centros escolares ourensanos han comenzado a movilizarse para que se les permita la instalación de filtros Hepa en las aulas de sus hijos.

La respuesta dada por los centros ha sido diversa, la mayor parte de ellos ha expresado su intención de dar traslado de la petición a la Consellería. En otros centros, sin embargo la directiva ha acogido de buen agrado la medida, pero estos padres se han encontrado con la oposición expresa de otros progenitores.

Charlamos con un padre que ha mostrado su apoyo a la colocación de estos filtros en el centro Filomena Dato de A Valenzá, donde estudia su hijo.

¿Cómo ha surgido esta iniciativa?

La iniciativa surgió después de consultar diversos estudios y entrevistas de distintos profesionales, en los que se aseguraba que en espacios cerrados con una alta-media ocupación era recomendable el uso de este tipo de dispositivos para asegurar la limpieza del aire. No lo decimos nosotros, lo dicen los técnicos sanitarios, las recomendaciones dadas desde el gobierno de España y las recomendaciones dadas por la Xunta. La propia Xunta financia este tipo de dispositivos a aquellas personas que quieran colocarlo en un negocio privado, por entender que es una forma junto con la ventilación, lavado de manos y demás que todos conocemos de prevenir contagios. ¿Para los negocios privador si y para los niños no? Y ojo! qué nadie me malinterprete, que no estoy diciendo que me parece mal que se les de a los particulares, estoy diciendo que me parece irresponsable y discriminatorio que para unos haya y para otros no. ¿Cual es el criterio? ¿La salud o el beneficio que pueda tener la Xunta cuando lo subvenciona? ¿De verdad les importa tan poco la salud de nuestros niños y niñas?

A partir de ahí varios padres comenzamos a unirnos, en algunos centros incluso se cuenta con el apoyo de las asociaciones de padres y madres, y planteamos la iniciativa al centro.

Da la sensación de que a nuestros gobernantes, no les importa dejar la protección de nuestros niños a medias, que se abran las ventanas, si las hay y Dios dirá. Somos conscientes de que los medios tanto profesionales y materiales son los que hay, pero ¿firmarían los directores de los centros ourensanos un papel en el que se asegure que se han puesto a disposición de los niños todas las medidas de protección posibles?

¿Se evitaría entonces la ventilación de las clases?

No, en ningún momento estamos diciendo eso. La ventilación de las clases es algo que es necesario y vital, pero está claro que la climatología ourensana es la que es. Si bien podemos permitirnos abrir las clases antes de que los niños lleguen, cuando se van al recreo o si me apuras entre unas clases y otras ¿Qué hacemos cuando estemos en pleno inverno? Hasta hoy era posible tener las ventanas abiertas todos los días, qué vamos a hacer a partir de hoy.
Y partimos de la premisa de que todas las aulas tienen ventanas al exterior, pero la realidad es que hay aulas ourensanas que o bien no tienen ventilación exterior o es muy limitada.

Se trata de sumar medios preventivos, tenemos geles, tenemos, en el mejor de los casos, ventanas para airear ¿Por qué no tener el aire de las clases limpios?

Ya vamos a dejar a un lado, los costes que para cada centro supone en calefacción el tener las ventanas abiertas todo el rato. De eso ya ni hablamos.

Hoy en día a la situación sanitaria, hay que añadir una situación económica terrible para muchas familias ¿Qué pasa con aquellas que no pueden afrontar ese gasto?

Desde la familias que han propuesto estas medidas, se está hablando de una aportación totalmente voluntaria. Somos conscientes de la situación que hay, que estamos viviendo muchos de nosotros. Por este motivo, aquellas que sí pueden hacerlo, están dispuestas a asumir la parte correspondiente a aquellas familias que no puedan asumirlo. Así se ha planteado en el CEIP Filomena Dato desde un principio, me consta que en otros centros también.

Vayamos a las cifras ¿Cuánto puede costar uno de estos dispositivos?

Pues como todo en el mercado hay precios para todos los gustos; pero si nos vamos a filtros que cumplan la normativa y que garanticen una filtración superior al 99% de virus y bacterias estamos hablando de cifras que estarían entre los 200 y los 400€. En función de la superficie de cada clase y de la ocupación de la misma, habría que escoger un modelo u otro; todo esto con el asesoramiento de los técnicos especializados.

Admitimos que no hay riesgo cero, pero si les exigimos a ellos que lleven mascarilla todo el rato y lo hacen; que renuncien a jugar con los compañeros y lo hacen ¿No tenemos el deber moral de protegerlos con todos los medios?

Estamos hablando de unos presupuestos que varían como te he comentado, pero por 200/300 euros ya hay dispositivos que cumplen con los estándares necesarios para que el aire que respiran nuestros niños en las aulas estén protegidos.

En un aula de 18-20 niños no tacarían a más que 20-30€ por familia. Y qué decimos que estamos dispuestos los demás a asumir el gasto de aquellas familias que no quieran o no puedan colaborar.

¿Qué les han dicho desde los Centros educativos?

Pues en el centro en donde estudia mi hijo, la directora dijo que lo consultaría después de entregarle un documento firmado por algunos progenitores pidiendo permiso para hacerlo. Y en esas estamos, que lo consulte y nos diga si podemos o no proteger a nuestros hijos con todos los medios que están a nuestro alcance. No acabamos de entender muy bien el porqué de la consulta si ella es la que decide qué medios emplear, siempre y cuando se cumplan los mínimos establecidos desde la Xunta. A partir de ahí, entendemos que cada centro puede decidir mejorar estos medios.

En otros directamente se ha dicho que no y en otros se han topado con la oposición frontal de algunos padres. Está claro que opiniones hay para todos los gustos y todas respetables pero yo me pregunto ¿Si tú, que no estás de acuerdo, no va a suponerte nada el que yo y otros padres/madres, decidamos pagarlo e instalarlo, más allá del beneficio de tu hijo, por qué no nos dejas ponerlo?

El debate está servido, en Ourense.com no hemos tenido conocimiento de ningún centro que haya hecho este tipo de instalaciones de motu propio. Desde aquí animamos a que se abra el debate ¿Te parece bien que los padres promuevan estas instalaciones o lo ves exagerado? ¿Crees qué los centros debieran haber hecho estas instalaciones? ¿Es justo que se den subvenciones desde la Xunta para colocar estos dispositivos en negocios y no en centros educativos públicos?

Pin It on Pinterest

Ir arriba