Puente Romano de Ourense. Historia de un símbolo de la ciudad

Puente Romano desde el centro comercial Ponte Vella
Puente Romano desde el centro comercial Ponte Vella

El puente Romano de Ourense (también conocido como Ponte Vella, A Ponte o Ponte Maior) es una de las principales atracciones turísticas de la ciudad. 

Data de los tiempos de Trajano, aunque de lo que fue el primer puente romano tan solo quedan algunas rocas en la base. Y es que tuvo que ser reconstruido más adelante, en el siglo XII y a lo largo de diferentes periodos de la historia.

Cualquiera que viva en Ourense, o que quiera pasar unos días allí y conocer toda su historia en detalle, debe saberlo todo sobre el Puente Romano de Ourense

En este artículo te vamos a desvelar todas sus claves:

Puente Romano de Ourense: algo de historia y características

Siguiendo con la introducción anterior, fue el obispo Lorenzo quien se encargaría de su reconstrucción a lo largo del siglo XII y sería en ese momento cuando adquiriría su perfil de arco apuntado. 

No obstante, los problemas de su construcción, de los que hablaremos ahora mismo, no se terminarían de solucionar hasta bien entrado del siglo XVII.

El Puente Romano era muy importante en los inicios de la ciudad, ya que era la forma de permitir el paso a los viajeros y mercaderes. Sin embargo, también hay referencias que apuntan a que era un lugar de maleantes.

Los expertos apuntan a que el diseño original del puente no era óptimo: su arco central se había diseñado con demasiada luz (mucha amplitud) lo que hizo que tuviese problemas de estabilidad que se extendieron a lo largo de la Edad Media.

Puente Romano desde el Puente del Milenio
Puente Romano desde el Puente del Milenio

Aunque ahora no nos parezca tan importante, durante cientos de años, el Puente Romano de Ourense es la única manera de atravesar el río Miño a lo largo de varios kilómetros. No obstante, cerca del río había un paso para barcas que recibía el nombre de Porto Auriense.

Como curiosidad, el puente constaba de una torre que sería demolida en el siglo XIX. El recuerdo de la misma ha logrado sobrevivir al paso del tiempo gracias a que la podemos ver todavía en el escudo de la ciudad.

Otra interesante curiosidad sobre este puente es que se encuentra situado a unos 38 metros sobre el nivel del río.

Características detalladas del Puente Romano de Ourense

Esta impresionante construcción constaba de un total de 11 arcos, de los que en estos momentos tan solo se conservan 7. 

Si observamos el primero de ellos, el que está más cerca de la orilla izquierda, podremos ver algunos atisbos de lo que fue la configuración romana. Además, también ahí también se indica la altura del puente.

En cuanto a su longitud, esta es de 370 metros. Tiene un arco central de 43 metros de anchura y 38 metros de altura.

En relación al material de construcción, el puente se diseñaría en piedra granítica que había por aquel entonces en la comarca.

Puente Romano
Puente Romano

Puente Romano de Ourense en la actualidad

El día 6 de abril de 1961 fue declarado como monumento histórico por parte de la Jefatura del Estado, de forma conjunta con la Capilla de los Remedios (que está apostada al lado del puente y que también podemos aprovechar para visitar). 

Si queremos conocer el registro de este reconocimiento, nos podemos ir al BOE del 18 de abril de 1961).

Fue peatonalizado en el año 1999 y, actualmente, es uno de los 3 símbolos más importantes de la ciudad, junto con el Santo Cristo de la Catedral y Las Burgas.

Si vas a pasar algunos días en la ciudad, no dudes en incluir este punto de interés entre los lugares más importantes que debes conocer.

Pin It on Pinterest

Ir arriba