¿Tienes una plaga como ratas o ratones en casa? ¡Esto te interesa!

Ratones

Se conoce como plagas a las colonias de organismos no deseados, ya sean vegetales o animales, que atacan y destruyen los cultivos e interfieren con la actividad humana.

Decimos que interfieren con la actividad humana porque estas especies afectan en mayor o menor medida al bienestar de las personas, su salud e incluso desarrollo económico, en el caso del gremio de la agricultura.

Por fortuna, existen muchos métodos para prevenirlas y combatirlas una vez que han aparecido. Pueden ser microbios, insectos, animales de mayor tamaño como los temidos ratones y ratas, etc. Para cada problema hay una solución, y de ello vamos a hablar. Los pesticidas para insectos y los raticidas son nuestras mejores armas en estos casos.

Estas son las plagas más temidas

Lo cierto es que todas son indeseables, pero unas lo son más que otras. Entre las peores, se encuentra la de las ratas, por lo que muchas personas que viven en casas de campo siempre tienen a mano raticidas.

Además de repugnantes, estos animales son peligrosos porque transmiten enfermedades. Y no solo eso, también provocan daños en el aislamiento de la casa, en paredes, suelos, muros de contención, etc, al intentar hacer sus madrigueras. Incluso pueden llegar a causar incendios al roer los cables.

De ahí la importancia de deshacerse rápidamente de ellas utilizando venenos para ratas. Estos artículos podemos encontrarlos en tiendas especializadas como Productos Antiplagas.es, una tienda online dedicada a la venta de productos para acabar con plagas en cualquier tipo de espacios y artículos para el cuidado de las mascotas.

Este comercio está respaldado por una empresa de más de 40 años de experiencia en el sector de la sanidad ambiental. Tiene una gran variedad de productos y un consultorio online.

Otras plagas que también dan más de un quebradero de cabeza a quienes tienes muchas plantas o viven del campo, son las siguientes:

  • Escarabajos. Pueden detectarse por la presencia de sus huevos (de color anaranjado intenso), en el envés de las hojas de las plantas.
  • Pulgones. Son insectos ovalados, con patas largas, un ritmo de reproducción impresionante y un apetito voraz que sacian con las plantas. Existen más de 4.000 especies distintas.
  • Orugas. Es una de las más comunes y dañinas. Las orugas afectan a muchos vegetales, los cuales presentan agujeritos de sus mordeduras.
  • Araña roja. Son arañas difíciles de detectar a simple vista y dejan también mordeduras muy diminutas, pero actuando en conjunto, pueden secar las plantas a gran velocidad.
  • Mosca blanca. En realidad, no es una mosca, pero se le parece mucho. Tienen un tamaño menor y un color blanco. Gustan de alimentarse de gran variedad de especies vegetales, cuya savia van consumiendo hasta secarlos.

Lo que se debe y lo que no se debe hacer a la hora de controlar una plaga

A veces, actuamos a la carrera sin informarnos bien, lo cual no solo puede resultar ineficaz, sino que podría llegar a agravar el problema. Por este motivo, vamos a ver qué debe hacerse y qué no, ante una plaga.

  • En primer lugar, debemos intentar prevenir la aparición. Esto se consigue retirando los restos de comida, guardándolos en recipientes herméticos de plástico, vidrio, etc. Además, es conveniente limpiar de manera rutinaria las migas de pan y cualquier bebida que se derrame, así como enjuagar todos los envases antes de echarlos al cubo de reciclado (también sería ideal limpiar con frecuencia tanto este como el cubo de los residuos orgánicos).
  • Utilizar los productos pesticidas de modo correcto y seguro. Para ello, deben leerse con atención las recomendaciones del fabricante que figuran en la etiqueta. Cabe recordar aquí que previamente al “contraataque”, habría que localizar el origen de la plaga. De lo contrario, solo sería una solución a corto plazo.
  • Desprenderse adecuadamente de los recipientes con restos de pesticidas, toda vez que no hagan falta. Este dato también suele venir en la etiqueta. Tengamos en cuenta que la mayoría de estos productos resultan muy dañinos para el medio ambiente, por lo que hay comunidades con servicios de recolección para ellos. Lo suyo es informarse también sobre este tema.
  • No utilizar en espacios cerrados los productos químicos diseñados para exteriores. Los pesticidas son sustancias tóxicas, algunas más peligrosas que otras. Por consiguiente, debe evitarse siempre en la medida posible estar cerca de la zona en que se han aplicado. Y por supuesto, nunca aplicarlos más allá de donde se recomienda. Mientras que los elaborados para interiores pierden su eficacia al aire libre, los de exterior resultan mucho más tóxicos en interiores.
  • Usar los pesticidas en la proporción correcta. En estos casos, echar más cantidad no es sinónimo de mayor eficacia. Además, es peligroso para la salud, por lo que hay leer también en la etiqueta con detenimiento cuál es la dosis adecuada.
  • No tratar de manipular su contenido pasándolo a otros envases. Aquí se da la excepción con aquellos que han de mezclarse con agua. En esta circunstancia, se recomienda mezclar únicamente la cantidad necesaria, a fin de no desaprovechar lo restante. Tampoco se deben aprovechar envases vacíos de pesticidas para guardar otras cosas.

Según lo visto, aquellas personas que viven en chalets y casas de campo con jardines y huertos deben proveerse de un buen arsenal de pesticidas para los insectos. Y cómo no, de productos para eliminar ratas, habida cuenta de su peligrosidad en todos los sentidos.

Pin It on Pinterest

Ir arriba
Utilizamos nuestras Cookies y alguna de terceros para poder ofrecerte la mejor experiencia cuando visites Ourense.com. Si lo deseas, puedes informarte en nuestra web sobre cada una de las Cookies que usamos e incluso también eliminar aquellas que no sean esenciales. Para una mejor experiencia con nosotros te ofrecemos la posibilidad de activar o desactivar las cookies no imprescindibles en cualquier momento desde el menú correspondiente. Nuestra Política de Privacidad también está a tu servicio.    Más información
Privacidad