Cuando la calle es tu único refugio

Persona sin techo durmiendo en la calle

Nunca le he visto la cara, no madruga, no tiene prisa por ver la luz de un día en el que la esperanza de nuevo, se desdibujará al caer el sol. Las escaleras de una antigua oficina bancaria, le bastan a esta persona para descansar cuando la noche llega. Esas son sus cuatro paredes, ese es el techo que lo cobija.

A su alrededor, paquetes de comida que la gente va dejando, cartones avejentados y mantas para sobrellevar las duras noches del invierno ourensano. Sus pertenencias se acumulan bajo una colcha a sus pies. Dos mochilas infantiles, situadas a su vera, hacen la imagen si cabe más dura.

Una mujer detiene su camino, lo observa ¿Qué pensara? Otro lo mira mientras fuma su cigarro y otros: los más, desvían la mirada ante tan dura escena. ¿Nos hemos vuelto insensibles a estas imágenes? ¿La calle recoge a cada vez más gente que ven su futuro perdido en medio de una pandemia? ¿Hacemos lo que debemos como ciudadanos para que esto no suceda? ¿Las instituciones se implican a la hora de darles una solución?

No me atreví a molestarlo, he de reconocer que me daba miedo su reacción. ¿Cómo invadir su intimidad? A la vista de todos, en plena calle, pero es su intimidad.

Persona sin techo durmiendo en la calle con señora mirando

Pin It on Pinterest

Ir arriba
Utilizamos nuestras Cookies y alguna de terceros para poder ofrecerte la mejor experiencia cuando visites Ourense.com. Si lo deseas, puedes informarte en nuestra web sobre cada una de las Cookies que usamos e incluso también eliminar aquellas que no sean esenciales. Para una mejor experiencia con nosotros te ofrecemos la posibilidad de activar o desactivar las cookies no imprescindibles en cualquier momento desde el menú correspondiente. Nuestra Política de Privacidad también está a tu servicio.    Más información
Privacidad